¿Has pensado alguna vez que no deberías haber comprado ese coche?

Seguramente en algún momento de tu vida te has planteado una cuestión así o muy parecida. Pues no te preocupes, porque es una pregunta con fácil respuesta.

Es cada vez más evidente que la compra de un coche puede resultar muy costosa, no tan sólo por la parte financiera sino el tiempo que se necesita para poder llegar a una conclusión adecuada a la hora de elegir tu coche ideal. Que si lo necesito de tal tamaño, con tal maletero, con tantas puertas, con tal cilindrada, con esto y lo otro… un verdadero engorro del que nadie se libra, incluso aquellos que dicen que les encantan los coches, tienen sus dificultades.

Es por este motivo que surgen empresas especializadas en el sector que ayudan y acompañan a sus clientes en el complejo proceso de elegir su coche ideal. Empresas con capacidad online, capaces de democratizar la oferta y posibilitar al cliente de una elección sin sesgos de ningún tipo. Un buen ejemplo de ello podría ser Swipcar que a través de su portal www.swipcar.com ofrece a sus clientes la más amplia gama de producto y un asesoramiento profesional y un acompañamiento personalizado.

Siguiendo a la pregunta que nos atañe, la respuesta es bien sencilla, el coche que debería comprarme, no se compra, se alquila. Es así, como obtendremos el mayor beneficio económico del hecho de estrenar un coche nuevo. Mantendremos la ilusión de estrenarlo y a su vez, pagaremos lo justo por usarlo.

El renting, una fórmula de arrendamiento que nos proporciona una serie de ventajas para todos aquellos que están preocupados por el coste real que le supondría tener un coche en uso en un determinado tiempo, y que te da la opción de tener todos los servicios incluidos en una sola cuota: seguro a todo riesgo con o sin franquicia, mantenimiento obligatorio por el fabricante, impuestos de matriculación y circulación, servicio de cambio de neumáticos, etc…

Es así y por este motivo cada vez más usuarios particulares firman contratos con las compañías arrendadoras, así como hacían con anterioridad muchas empresas y autónomos. Cabe decir que en este caso tanto los autónomos y las empresas disponen de una serie de ventajas fiscales que hace del renting la fórmula ideal de adquisición de vehículos.

Y como dicen en el ámbito de la Economía: ¡compre lo que se aprecie y alquile lo que se deprecie!

 

Dejar una opinión

Tu dirección de email no será publicada. Campos obligatorios marcados *